Lilia Ruiz, presidenta de la Asociación 22 de abril en Guadalajara, señaló que a 25 años de las explosiones en el sector Reforma, los pendientes son varios pero el principal se torna en materia médica, ya que en muchas ocasiones a decir de la afectada, se les regatea el medicamento o incluso, no reciben en tiempo y forma las consultas necesarias, debido a que sólo cuentan con un consultorio a su disposición en el Hospital General de Occidente –Zoquipan- en Zapopan, lo que deja en desamparo a quienes gozan del fideicomiso de afectados.