El gobierno de Jalisco y el de Guadalajara, que encabezan Jorge Aristóteles Sandoval y Enrique Alfaro, respectivamente, tuvieron este martes un segundo enfrentamiento público en menos de un mes.

En esta ocasión los señalamientos tuvieron como telón de fondo la manifestación de taxistas tradicionales contra la plataforma tecnológica Uber, la cual terminó en un enfrentamiento que dejó como saldo 47 detenidos y al menos un herido.

El alcalde tapatío acusó al gobierno de Jalisco de omisión en la atención de la inconformidad de los taxistas y la conciliación con Uber, lo que provocó, según Alfaro, “una bola de nieve que creció hasta arrojar consecuencias” como el disturbio de esta tarde.

“La forma como se ha planteado el proyecto de ley para dar viabilidad al transporte ejecutivo, no se ha discutido lo suficiente, y no verlo con seriedad,  fue lo que detonó el incidente la tarde de este martes”, sentenció el alcalde.

Horas después, el vocero de Jalisco, Gonzalo Sánchez, dijo a la tercera emisión del noticiero Señal Informativa de Canal 44, que las autoridades estatales se reunieron con los representantes de ambas partes (Uber y taxistas) en al menos 15 ocasiones, entre julio y septiembre del año pasado.

“En todas y cada una de estas reuniones se brindó atención a los grupos de taxistas como a la empresa Uber y se escucharon sus inquietudes y demandas, a partir de esto fue que se hizo, se planteó un trazo legal que se tradujo en una iniciativa para regular el sistema de transporte basado en plataformas tecnológicas”, dijo Sánchez al informativo que produce el Sistema de Medios de la Universidad de Guadalajara.

“Dice el señor alcalde que los taxistas tienen todo el derecho a ser escuchado, de nuestra parte, lo digo con toda contundencia, así fue, fueron escuchados, así lo documentaron los medios de comunicación, así dieron cuenta los propios involucrados”, agregó el vocero.

Sánchez dijo que la apuesta del gobierno de Jalisco respecto al servicio de taxis en el Estado “es una y muy clara: mejorar la calidad del servicio”.

Detalló que la intención del mandatario estatal, al momento de elaborar y enviar una iniciativa al Congreso de Jalisco, fue la de proponer una regulación que brinde seguridad y certeza jurídica para que los usuarios tengan comodidad y calidad en el servicio de transporte que más se adapte a sus necesidades.

“No observamos ninguna indefinición, promesa o discurso eterno como lo mencionó el presidente municipal, lo que sí vemos es un tangible incuestionable que se llama iniciativa de ley para regular los servicios de transporte mediante aplicaciones móviles, iniciativa que se entregó al congreso hace poco más de cinco meses”, concluyó.

A principios de este mes, Alfaro acusó al gobierno de Jalisco de estar detrás de las filtraciones de audios que lo involucran a él y a su jefe de Gabinete, Hugo Luna, en supuestas negociaciones relacionadas al Mercado Corona.

En esa ocasión, también fue el vocero de Jalisco quien desmintió la acusación y calificó de irresponsables los señalamientos del edil tapatío.

“En enemigo del gobierno de Guadalajara, no está en el Ejecutivo Estatal, está afuera, en las calles inseguras, el rezago, en la desigualdad y en la delincuencia”, aseveró Sánchez en aquella ocasión.

Hasta antes de estos dos enfrentamientos públicos, los gobiernos de Jalisco y de la capital, Guadalajara, parecía que llevaban a cabo una agenda de trabajo en colaboración, principalmente en temas de reordenamiento del comercio ambulante y ecología. 

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here