El problema de sobrepoblación canina en situación de calle se agrava en el municipio de Tlaquepaque. De acuerdo con los datos reportados por el propio ayuntamiento, más de cien perros son sacrificados a la semana por obligación de una norma sanitaria, pero esto también ocasiona mermas al ayuntamiento.

El director de Sanidad Animal en el municipio, Carlos Vázquez, relató que todas las semanas sacrifican una alta cantidad de animales de compañia.

La número de animales sacrificados se puede medir desde dos puntos de vista: la cantidad de los que deben desaparecer por norma oficial, y los costos que implican para los ayuntamientos de la ciudad.

Tlaquepaque es el caso más emblemático. Cada semana, el personal del área de “antirrábico”, levanta entre 110 y 115 perros de la calle, que fueron reportados por algún ciudadano. De ellos, sólo uno o dos son recogidos dentro del término de 72 horas que contempla la norma técnica, y por tanto, deben ser sacrificados.

La aplicación de la eutanasia y la quema de los restos caninos le cuestan al Ayuntamiento, en promedio, 700 pesos por animal. Esto quiere decir que la comuna debe pagar casi 70 mil pesos semanales para cumplir con su obligación. ¿Un camino a la solución? La esterilización.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here