A un año de su asesinato en la colonia Narvarte de la Ciudad de México, con una manta y la entrega de una ofrenda floral, recuerdan la peligrosidad con la que trabajan todos los días par informar a la sociedad. 

Los fotoperiodistas de Jalisco se reconocen en Rubén Espinosa, un fotógrafo que tuvo que emigrar de Veracruz para encontrar la muerte en la colonia Narvarte del extinto Distrito Federal. A un año de su muerte, una veintena de trabajadores de los medios de comunicación de Jalisco piden a las autoridades que reconozcan un protocolo de seguridad que ayudaría a aminorar los riesgos con los que suelen trabajar los periodistas en México. 

Rubén Espinosa fue amenazado de muerte antes de salir de Veracruz. Su cuerpo fue encontrado junto con el de Nadia Vera, Yesennia Quiroz, Nicole y Alejandra, las cuatro mujeres cuyos cuerpos acompañaron al del joven fotógrafo. 

 En un país catalogado como el más peligroso para ejercer el periodismo en América, y con tantas muertes de comunicadores como los países en guerra, surge la interrogante sobre los costos de la democracia y su efímera libertad de expresión. De acuerdo con la asociación artículo 19, De 2000 a la fecha se ha documentado el asesinato de 97 periodistas en México, por posible relación con su labor periodística.

De estos, 24 se han registrado durante el actual mandato del presidente Enrique Peña Nieto: 7 en Oaxaca y 6 en Veracruz, entidades con el mayor número de asesinatos en este sexenio.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here