Para advertir la existencia de algún daño estructural a lo largo de los casi cinco kilómetros que tendrá el túnel de la Línea 3 del Tren Ligero, el consorcio que construye la obra anunció que instalará 600 instrumentos de medición en los 400 edificios y fincas.

José Manuel Mercado, director de asesoría técnica especializada, explicó que las herramientas de medición harán un monitoreo de cada inmueble y lanzará una alerta, en caso de que haya alguna inclinación o afectación.

Con esto se podrá prevenir algún daño, por el paso de la tuneladora, que por fin arrancó su actividad a partir de este lunes 6 de junio.

La empresa que construye la obra y el gobierno federal y estatal se hacen responsables de cualquier daño que ocurra en 50 metros a la redonda del túnel de la Línea 3. Sin embargo, se atenderá cualquier queja de quien reporta algún desperfecto, a 120 metros del corredor Alcalde-16 de Septiembre.

El consorcio que perforará el túnel de la Línea 3 dijo que se hizo un estudio actual de los edificios históricos y en el caso de la Catedral, las torres tienen una inclinación de entre siete y 14 centímetros, dada su antigüedad. Se hará un estudio al concluir la obra y ahí se verá si existe algún daño adicional atribuible a la excavación.

En Barcelona, la basílica de la Sagrada Familia no tuvo ningún desperfecto, durante la construcción del tren rápido.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here