Comida en mal estado, ropa sucia tirada por doquier, literas hacinadas, sanitarios en estado deplorable, es lo que se pudo observar en el albergue Despertar Espiritual, situado en la colonia Loma Bonita, en Tonalá, donde casi 300 personas fueron rescatadas por la Fiscalía General del Estado (FGE).

El gobernador Aristóteles Sandoval, fuera de agenda, visitó el albergue, luego de que a unas cuadras de distancia había presidido un acto del programa Mujeres Avanzando. Al lugar llegó también el fiscal del estado, Eduardo Almaguer, quienes recorrieron el sitio.

Ambos advirtieron que una línea de investigación que se sigue es que ese albergue tiene vínculos con el crimen organizado, ya que se encontró que ahí se escondían 11 varones con órdenes de aprehensión, casi todos por asalto y delitos relacionados contra la salud.

El fiscal general reforzó la versión, al señalar que tres internos fueron llevados ahí por un cartel, para que les aplicaran castigos. Además, había 114 mujeres, de las cuales 18 habían sido agredidas, cinco de ellas por abuso sexual y había otra envuelta en una cobija, a quien le propinaron golpes, a manera de castigo.

Algunos familiares no habían encontrado a sus familiares internos en el albergue. Es el caso de David Zárate, quien relató que desde hace seis meses, metió a su hijo de 30 años de edad, por alcoholismo. El hijo de don David, es Christopher.

El gobernador del estado advirtió que giró instrucciones a autoridades de salud, a la Fiscalía y a la Secretaría de Gobierno, para que hagan una revisión de todos los albergues que atienden a adictos al alcohol y a las drogas.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here