Además de los 43 estudiantes desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa, en Jalisco faltan cada día más personas: madres de familia, padres e hijos, además de estudiantes. Dos casos significativos tienen que ver con alumnos de la Universidad de Guadalajara (UdeG), que aunque en circunstancias diferentes, no se han esclarecido los hechos, consideró el presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), Alberto Galarza.

El líder estudiantil consideró que es lamentable que esta situación la vivan muchos jaliscienses que tienen un familiar desaparecido, y expuso que es algo inadecuado que sólo unos cuantos casos sean los dados a conocer públicamente en los medios, ya que existen muchos más que son ignorados.

Uno de los casos sin ser atendidos es el de Ricardo de Jesús Esparza, quien fue localizado muerto en una casa en la ciudad de Guanajuato, luego de que acudió con sus compañeros del Centro Universitario de Los Lagos (CULagos) al Festival Cervantino.

El presidente de la FEU insistió en que estos casos no se tienen que olvidar, pues al igual que la desaparición de los 43 normalistas, los que fueron recordados mediante un performance realizado por estudiantes de la UdeG, los casos locales tienen que ser aclarados. 

Banner opinion

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here