Ya no es sorpresa. Este domingo inició el horario de verano que consiste en adelantar la hora del reloj en 60 minutos. Lo que para muchos es un martirio, porque se siente que se ha dormido menos, para otros la medida da igual. Sobre todo si no se acostumbran los desvelos.

Otras personas de plano se fueron de largo y no durmieron. Trabajadores de centros nocturnos y casinos no pudieron ni pegar pestaña porque tuvieron que preparar eventos temprano. El problema es que la fiesta de una noche antes se alargó una hora más de lo pensado.

El Gobierno de la República informó que durante el 2015, la energía que se ahorró con esta estrategia fue de más de mil gigawatts.

El horario de verano no aplica en Sonora, mientras que los 33 municipios que comparten la frontera norte del país tuvieron que hacer el cambio desde el 13 de marzo.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here