Desde su “trabajo” tienen una vista inmejorable de la grandiosidad de los Arcos del Milenio,   símbolo de la “Guadalajara moderna”  y a la vez de la desigualdad de esta ciudad con más de cuatro millones de habitantes.

Entre los matorrales de un terreno baldío apareció una señora de figura menuda, acompañada de  su pareja actual, un hombre en su misma situación: errante,  expulsado de su familia, con adicción a la “mona” y cocaína  y que ve la calle como un refugio. 

No sólo el consumo de drogas sino la consumación de delitos graves, son parte de la vida en la calle. La mayoría de los que eligieron ese modo de vivir lo hacen de forma circunstancial, señalan especialistas.

Cada vez más niños dejan de estudiar para trabajar en la calle y convertirse en agentes económicos de su familia, según estudios de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

Jalisco sólo cuenta con un albergue público que recibe a personas en situación de calle, la única alternativa “puente” para motivar a indigentes a buscar una nueva vida. 

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here