Hay epidemia en la localidad. Y no precisamente se trata de un virus o un brote de influenza: los equipos de Jalisco no ganan, y parece que se trata de un contagio parejo, porque tanto Chivas como Atlas tienen seis partidos en casa sin ganar, es decir: reúnen 12 partidos sin darle una alegría a la afición tapatía.

En el caso de los rojiblancos, el mismo defensa Jair Pereira está consiente de este mal: “A mí me enferma. Te empieza a doler el estómago, porque es mucha tensión la que se vive después de un juego… Cuando llega esa parte de reflexión te empiezas de darte de golpes en la cabeza ‘¿Y si hubiera hecho esto?’ Enferma. Realmente enferma  no poder ganar”.

Los síntomas comenzaron desde hace cinco meses. El último duelo que ganó el Rebaño en el Omnilife fue ante Rayados el 29 de septiembre de 2015, mientras que los rojinegros probaron por última vez las mieles de la victoria en casa frente a Dorados el 12 de septiembre.

En tanto Chivas, busca encontrar alivio al regresar a su antiguo horario: a las 12:00 horas del domingo recibirá a un León que busca revancha por haberle arrebatado la corona en aquella final de Copa, último duelo en el que se vieron las caras. 

Que la cura llegue en la Jornada 6 para que la mala racha no se convierta en un mal crónico. 

Equipo Editorial
Equipo Editorial

Últimas noticas de Equipo Editorial (ver todos)

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here