El laberinto del fauno cineforo
Fotografía: Andrea Gómez
Guadalajara, Jalisco.

En el marco de las actividades de En Casa con mis Monstruos, exposición de Guillermo del Toro que se exhibe en las instalaciones del Museo de las Artes (MUSA) de la Universidad de Guadalajara, la Sala Cineforo de la Cineteca FICG abre sus puertas para proyectar una selección de películas que inspiran la obra del cineasta junto con su filmografía.

El sábado se proyectó “El laberinto del fauno” (2006) y se contó con la participación de Eugenio Caballero, diseñador, productor y director de arte quien además ganó el premio Óscar con dicha película en la categoría de Mejor Diseño de Producción.

Caballero es también el curador de la exposición En Casa con mis Monstruos y compartió anécdotas sobre la realización de la película y respondiendo preguntas del público.

“El trabajo de dirección de arte es una de las cosas clave para generar un mundo que funciona para una sola película, un mundo específico en el que todo lo demás queda fuera. Las películas de Guillermo funcionan porque aunque estén ancladas en la realidad, hay una cuestión de fábula que refleja su amor profundo por los cuentos de hadas, hay pocas cosas en la vida que tienen esa fuerza”, expresó Eugenio Caballero respecto al proceso creativo con Guillermo del Toro.

Además, comentó que cuando comenzaron la pre producción de “El laberinto del fauno” hubo gente que no creyó en el proyecto y jamás se imaginaron el éxito que tendría.

“Uno pone todo lo que uno es en lo que hace y eso me parece esencial  ya que culmina en la posibilidad de acceder a proyectos mejores. Nosotros cuando terminamos la película  no sabíamos el éxito que iba a tener. Sería muy fácil hacer buenas películas si existiera una fórmula para eso”.

– Entre dos mundos: realidad y fantasía –

Uno de los grandes desafíos para “El laberinto del fauno” es la construcción de dos mundos: El de la realidad y la fantasía que no están tan alejados uno del otro.

“Queríamos dividir el mundo en dos y para eso hubo que trabajar en la paleta de color, los colores cálidos predominan en el mundo de fantasía, mientras los colores fríos están presentes en el mundo real. El bosque donde Ofelia corre sucede en una parte de España donde no existen ese tipo de bosques así que decidimos que la realidad a la que pertenece el bosque debía ser más hostil, por eso filmamos en una parte donde había pinos gigantes.”

Caballero explicó que lo más difícil no fue construir un mundo u otro sino los paralelismos entre los dos.

“Construimos un sistema de viguería en la que se genera una estructura que nos  ayuda a encontrar una diferencia entre ambos mundos. Era muy importante que el mundo de la realidad provocara en el espectador una sensación de hostilidad y las vigas ayudaron mucho para eso. Cada decisión en el mundo de la fantasía, no sólo a nivel color sino a nivel forma, no hay líneas rectas, todo te abraza y abraza a Ofelia. Era muy importante que el mundo de fantasía fuera un espejo de la realidad filtrado a través de la mirada de Ofelia ya que al final eso te permite saber que podría ser un mundo creado por ella para escapar de su realidad”.

– Las incertidumbres en el proceso creativo –

Además de compartir anécdotas sobre la realización de “El laberinto del fauno”, Eugenio Caballero sostuvo un diálogo íntimo y ameno con el público en el que también compartió sus dificultades.

“Lo más difícil para mí fue ir a trabajar a otro país solo, ya que no siempre se tiene la certeza de que puedes pero tienes que demostrar que puedes y lo más bonito de todo esto es entender cómo resolver el reto, confiar en ti. Recuerdo un momento en el que le hablé a mi padre una noche después del segundo día de rodaje y le dije: “A lo mejor no puedo con este proyecto” y al otro día levantarse y decir “sí puedo y quiero demostrarme a mí que sí puedo” y al final ahí está la pinche película”, expresó entre risas.

Otra de las dificultades que se tuvieron al crear “El laberinto del fauno” tiene que ver con las locaciones en las que fue filmada ya que había pocos estudios en Madrid que fueran adecuados para lograr lo que Del Toro quería.

“Todo fue una dificultad, desde buscar locaciones hasta decidir no usarlas sino construirlas, teníamos que construir tres  sets, rodarlos aunque fuera en desorden y después destruirlos para construir los demás. Rodamos 11 semanas y ahorita me parece nada.”

“El laberinto del fauno es una película que se ve grande pero no es grande, costó 13 millones de dólares, que no es nada para el cine norteamericano. Cuando gané el Oscar para esta película, los siguientes competidores tenían diez veces el presupuesto. Existe la posibilidad de hacer buenas películas con poco presupuesto si piensas a dónde quieres llegar y a dónde quieres destinar esos recursos”.

Caballero expresó que trabajar junto a Del Toro para hacer la exposición En Casa con mis Monstruos, es una de las cosas que más le enorgullecen. La exposición estará exhibiéndose hasta octubre y cuenta con más de 900 piezas.

– Ficha técnica de “El laberinto del fauno” –

Año: 2006
Duración: 112 min.
País: España
Dirección: Guillermo del Toro
Guion: Guillermo del Toro
Música: Javier Navarrete
Fotografía: Guillermo Navarro
Reparto: Ivana Baquero Sergi López, Maribel Verdú, Doug Jones, Ariadna Gil, Álex Angulo, Federico Luppi, Roger Casamajor, Fernando Tielve, Pepa Pedroche, José Luis Torrijo:
Productora: Comproducción España- México- Estados Unidos; Estudios Picasso/ Tequila Gang/ Telecinco/Sententia Etertaiment
Si quieres disfrutar de la experiencia de En Casa con mis Monstruos, encontrarás más información en:

https://encasaconmismonstruos.com/index.html

https://www.facebook.com/encasaconmismonstruos

Redacción: Andrea Gómez