Autoridades mexicanas encontraron los cadáveres de los tres soldados desaparecidos después de que narcotraficantes derribaran el viernes un helicóptero militar con un lanzacohetes, un hecho inédito en la lucha contra los cárteles de la droga en México.

El derribo del helicóptero Cougar, que causó la muerte de seis militares, ocurrió durante una jornada de violencia desatada por el cártel Jalisco Nueva Generación en el oeste de México, en la que hubo un total de 15 muertos, informó el lunes la Comisión Nacional de Seguridad, que anteriormente sólo había reportado siete fallecidos ese día.

En la jornada “tenemos seis militares fallecidos, un miembro de la fiscalía y ocho miembros de la delincuencia”, detalló Monte Alejandro Rubido, comisionado de Seguridad Nacional, a la emisora Radio Fórmula.

En la mañana del lunes Rubido había informado del hallazgo de dos de los tres soldados que estuvieron desaparecidos el fin de semana tras el ataque al helicóptero, y varias horas después confirmó que encontraron al tercero.

Rubido señaló que la identificación de los tres militares tuvo que hacerse a través de pruebas de ADN.

“Desafortunadamente las pruebas de ADN que se han hecho después de que se prendió fuego el helicóptero confirman” los tres fallecimientos, señaló el comisionado.

Además de estos tres militares y otros tres que murieron en el acto, a bordo del helicóptero iban 10 soldados más y dos policías federales que resultaron heridos.

 

– Primer derribo de helicóptero –

 

De acuerdo con el gobierno, el ataque ocurrió la mañana del viernes en pleno lanzamiento de una operación militar en la región de Jalisco (oeste) para desarticular al pujante cártel Jalisco Nueva Generación, que llevaba semanas perpetrando graves ataques contra autoridades.

Cuatro helicópteros, dos de ellos militares y dos de la policía federal, localizaron en un camino de tierra al pie de un cerro, en el municipio de Villa Purificación, un convoy de camionetas que transitaban con las luces apagadas y cargadas con hombres armados. 

El Cougar derribado, que iba en cabeza, recibió un impacto en el rotor de cola cuando estaba haciendo una maniobra de aproximación, explicó Rubido.

El comisionado confirmó que el arma usada por los narcotraficantes fue un lanzacohetes RPG, lo cual “demuestra la capacidad de fuego de este grupo”.

“Es la primera vez que tiran un helicóptero de este tamaño” en México, reconoció el funcionario. 

Ha habido graves ataques a autoridades en los últimos años, incluidos coches bomba, pero “esto fue en otra dimensión”, admitió.

Una camioneta negra con un blindaje especial y adaptada por los propios narcotraficantes, que iba al final del convoy, traía en la parte trasera una torreta para montar armamento pesado.

Después del derribo, los pistoleros descendieron de las camionetas con la presumible intención de atacar a los tripulantes de la aeronave y entonces “es cuando los helicópteros repelen la agresión”, indicó Rubido.

Pobladores del lugar narraron que las ráfagas de los helicópteros duraron cerca de dos horas sobre una planicie y un pequeño cerro ubicados al lado del camino de tierra, un lugar de tupida vegetación donde los pistoleros se pertrecharon y respondían con sus armas. 

 

– Atención “especial” a este cártel –

 

El comisionado general de la policía federal, Enrique Galindo, dijo que creían que en los vehículos viajaba “un líder” del cártel y que ese fue el motivo de una “agresión de este tamaño y de estas dimensiones”.

Sin embargo, no se confirmó que en el convoy se trasladara el jefe máximo de la organización, Nemesio Oseguera, alias “El Mencho”. 

El ataque al helicóptero ocurrió al inicio de una jornada de furia en la que el cártel hizo una demostración de fuerza sembrando el temor en 25 municipios de Jalisco, incendiando vehículos, bloqueando carreteras y quemando bancos y gasolineras.

Esta organización criminal, que para algunos especialistas ya está entre las más poderosas de México, mantiene desde hace semanas una fuerte ofensiva contra las autoridades que incluyó una emboscada en abril en la que mató a 15 policías estatales.

El gabinete de seguridad dará una atención “especial” para combatir a este grupo, como lo hizo los últimos dos años con los Caballeros Templarios en el vecino estado de Michoacán, indicó Rubido.

Urban beat

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here