Algunos integrantes de las barras de equipos de futbol descargan su frustración durante los partidos y tratan de culpar de ello al entrenador y a los futbolistas de su propio equipo, como sucedió el domingo en el Estadio Jalisco, cuando una decena de aficionados invadieron la cancha,  advirtió Luis Eduardo Baltazar, coordinador del Centro de Servicios en Psicología Clínica de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

En forma desafortunada, lo que antes era un distractor y un espacio para desestresarse, ahora es un factor de molestia y preocupación para quienes asisten a un estadio, dijo el especialista.

El psicólogo dijo que es necesario capacitar a los policías privados y a los elementos de las corporaciones policiacas municipales y estatales en el manejo de grupos masivos, que actúan con violencia, pues es evidente la incapacidad para controlar a las barras, explicó Luis Eduardo Baltazar.

En el Centro de Servicios en Psicología Clínica de la UdeG, durante 2014, 38 personas acudieron a consulta, por no poder controlar sus impulsos, algo que les sucedió a los barristas del Atlas, tras que su equipo quedó eliminado ante su acérrimo rival deportivo.

Equipo Editorial
Equipo Editorial

Últimas noticas de Equipo Editorial (ver todos)

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here