La dopamina conocida como la molécula de la felicidad es liberada de forma natural por el cerebro ante situaciones de motivación y recompensa, sin embargo la mayoría de las drogas liberan de forma indirecta o directa esta sustancia, lo que produce placer y tranquilidad, y  la persona consumidora a cualquier tipo de drogas se vuelve resistente a la sustancia y día a día requiere mayor dosis para alcanzar la felicidad, informó el Investigador del Centro Universitario de los Lagos, César Sorio Fregoso.

El cerebro cuenta con una estructura donde alberga  la memoria emocional, esta memoria es controlada por información sensorial como recuerdos, voces, música e  imágenes, estos recuerdos funcionan como motivadores para que la persona consumidora de drogas, recaiga, señaló el experto del CULagos.

El Investigador del CULagos, César Sorio Fregoso afirmó que todas las drogas sin excepción causan daños cerebrales y algunos irreversibles.

Equipo Editorial
Equipo Editorial

Últimas noticas de Equipo Editorial (ver todos)

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here