Desde que inició la administración de Enrique Peña Nieto, cada dólar es 3.34 pesos más caro, al pasar de 12.96 en diciembre de 2012 a 16.30 hasta la tarde de este martes, según datos proporcionados por el Banco de México (Banxico).

Una devaluación de casi 25 por ciento. Y esto tiene múltiples explicaciones, que van desde la incertidumbre de la política económica internacional, hasta los bajos niveles de confianza en la política interna del país.

Para el ciudadano de a pie, que poco entiende de términos económicos, la volatilidad monetaria se puede resumir en las siguientes recomendaciones: con las actuales circunstancias es mejor pagar deudas a corto plazo en tarjetas de crédito, moderar el gasto, tratar de no comprar dólares y evitar los viajes al extranjero.

Así lo afirmó el coordinador del doctorado en estudios económicos de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Antonio Ruíz Porras, quien prevé que todavía no hemos conocido el pico del precio del dólar, que incluso podría llegar a superar la barrera de los 17 pesos.

Aunque la política interna de un país es un factor para tomar en cuenta, lo importante es cómo vende México sus productos. En ese sentido hay dos aristas: la positiva es que se benefician los comerciantes que venden productos a mejores precios tasados en dólares.

Por otro lado, la parte negativa es que esta volatilidad no ha podido recomponer los precios del petróleo. De acuerdo con la información publicada por la Secretaría de Hacienda, los ingresos petroleros han caído 27.3 por ciento respecto al año pasado.

Todas estas categorías de discusión ocasionan confusión entre las personas que sienten incertidumbre con el aumento del precio del dólar. Sin embargo, el especialista es optimista porque si a Estados Unidos le va bien, a los paisanos también. Lo que quiere decir es que podrían incrementarse los montos de las remesas que son enviadas a México.

Dentro de las recomendaciones que da el académico, es tratar de invertir en activos de largo plazo y baja devaluación, como los bienes inmuebles que son casas, terrenos y departamentos. Ahora que si lo que se quiere es invertirlo en otro rubro, existen casas de bolsa que permiten que los pequeños ahorradores puedan comprar acciones de empresas, donde el nivel de riesgo puede ser mayor.

Banner opinion

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here