La venta de mercancía subvaluada ha bajado en 40 por ciento  a raíz de las restricciones aduanales impuestas por el gobierno federal, pero ahora la industria de la confección de ropa  deberá modernizarse para aprovechar el hueco que se abrió en el mercado.

En la entidad existen 950 fábricas de este sector, de las cuales  la mitad tiene maquinaria obsoleta, heredada  por varias generaciones, que no contribuye a aumentar  la productividad,  reconoció el empresario, Arturo Vivanco Muñoz, presidente de la Cámara  Nacional de la Industria del Vestido (Canaive) en Jalisco.

Vivanco Muñoz expuso que el problema es de tal magnitud que el 85 por ciento de la ropa que se encuentra en Zapotlanejo,  Villa Hidalgo y Encarnación de Díaz  – municipios que habían desarrollado una industria-   es importada.

Los fabricantes que  no se convirtieron en comercializadores empiezan a recibir más pedidos por la disminución del contrabando, aunque a precios competitivos, que no se podrán alcanzar si no se invierte en maquinaria, advirtió el empresario.

Entre las medidas tomadas por el gobierno federal para inhibir la importación de prendas subvaluadas, está la conformación de un padrón sectorial de importadores para tener un mayor control de las mercancías que ingresan al país y la fiscalización continua a empresas que registren operaciones de este tipo.

Urban beat

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here