El urbanismo tiene mucho que aportar para hacer frente a la inseguridad que se vive en un barrio o una ciudad. Esa es la conclusión de la profesora en planeación urbana de la Universidad Harvard, Diane Davis, al presentar la conferencia “Espacios de resiliencia: la importancia de la planificación y diseño urbano en la creación de ciudades más seguras”.

Diane Davis presentó el resultado de un estudio aplicado en siete ciudades de Latinoamérica y África, en materia de violencia urbana, en el que resaltó que “ampliar banquetas, mejorar el alumbrado público, quitar “puntos ciegos” en las calles, autorizar usos mixtos en los barrios”, son algunas de las prácticas útiles para asumir una actitud de mejora frente a la inseguridad pública.

La experta estadounidense acudió como ponente al VII Foro de la Cátedra UNESCO-ITESO, que esta vez aborda el tema seguridad y urbanismo y al respecto, señaló que las ciudades pueden hacer acciones a baja escala y luego replicarlas para tener un impacto mayor. La resiliencia es entendida como la voluntad y la capacidad de hacer frente o adaptarse a la violencia, explicó la urbanista.

El estudio hecho por la Universidad de Harvard abordó los casos de Medellín, Managua, Sao Paulo y la ciudad de México, en Latinoamérica, así como Nairobi, Johannesburgo y Kigali, en África.

Las experiencias más exitosas en realizar obras de infraestructura urbana, como una respuesta ante la violencia se registraron en las ciudades de Medellín y la capital mexicana y en menor medida en Managua. Sin embargo, en Sao Paulo el resultado fue negativo, ya que el gobierno no involucró a la población.

En la ciudad de México, hubo una experiencia positiva, en el centro histórico, al peatonalizar calles del centro, pero el mismo ejercicio no fue exitoso en Iztapalapa, expuso Diane Davis.  

El foro de la Cátedra UNESCO-ITESO se realizará a lo largo de tres días en el campus de la universidad jesuita.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here