Puerto Vallarta
Fotografía: EFE
Puerto Vallarta, Jalisco.

Debido al crecimiento y desbordamiento de río Los Horcones, al menos 50 familias de Boca de Tomatlán, en el municipio de Puerto Vallarta, se quedaron incomunicadas, al derrumbarse el puente colgante que comunica ambas partes de la localidad costera.

Debido que muchos no se previnieron para esta situación, al paso de las horas, el alimento comenzó a escasear, por lo que comenzó la preocupación.

Quedó aún en pie el puente de piedra, el cual aún era sobrepasado por el creciente, por lo que los habitantes de la parte incomunicada se aventuraban a cruzar para poder ir por víveres, sin embargo, temen que esté dañado estructuralmente y corra el riego de colapsar.

Mario Quesada, dijo que derivado de los trabajos de dinamitación en la zona donde se pretendía construir la mini-hidroeléctrica, generó que muchas piedras fueras arrastradas por la creciente, lo cual pudo ocasionar una desgracia.

Al paso de Narda, la actividad en la localidad se restablece paulatinamente, más no así en zonas como Yelapa y Chimo, donde los estragos de la tormenta tropical incluso cobraron la vida de una persona.