Abandonadas se sienten 400 familias de la zona de El Deán por parte del Ayuntamiento de Guadalajara tras las afectaciones que sufrieron en el menaje de sus casas al desbordarse el vaso regulador del parque ante las intensas lluvias registradas la semana pasada, es fecha que nadie ha acudido a apoyarlos.

El agua no respeto los batientes que colocaron las familias para evitar su paso. Las casas ubicadas por las calles que cruzan con Manuel Pérez Lete como son Manolette, calle 14  y Balderas, entre otras fueron las más dañadas.

Al ver las afectaciones propias y de sus vecinos, la señora Claudia Moran Díaz comenzó este domingo a organizarse para solicitar apoyo a la autoridad. Atribuye el desbordamiento del vaso regulador a la falta de desazolve.

Por su parte, la señora Aracely Soto Rubio de la calle Balderas 171, junto con otra vecina de la zona permitieron el ingreso de canal 44 a su domicilio para observar las afectaciones: la tubería instalada en el piso se levantó ocasionando un hoyanco que pone en riesgo el paso de los niños, colchones, sillones y ropa mojada.  Aun en las paredes se aprecia la humedad, el agua alcanzó más de un metro de altura, sin que la autoridad atienda la situación de los vecinos.

Pese a que el presidente municipal de Guadalajara, Ramiro Hernández se comprometió a realizar un diagnóstico de la zona y apoyar a las familias es fecha no hay comunicación; mientras que en el Parque EL Deán se observa árboles caídos y basura en el agua.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here