El control prenatal y llevar un embarazo sano,  puede contribuir a disminuir las cesáreas y con ello reducir el riesgo a presentar acretismo placentario, primera causa de hemorragia obstétrica que pone en riesgo la vida del binomio madre-hijo, debido a la pérdida excesiva de sangre que se produce en el post parto inmediato

Esta anomalía se presenta cuando existe una filtración de la placenta en el útero,  lo que es se traduce en una especie de “invasión” que puede complicar severamente  el alumbramiento.

Especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), indican que el haber tenido cesáreas previas, predispone a la mujer a presentar el acretismo placentario total o parcial,  toda vez que se producen cicatrices post cesárea que se adhieren a la pared uterina en un siguiente embarazo.

Aunque son pocos los casos presentados en el Hospital General de Zona 42 del IMSS en Jalisco, se tiene una intervención oportuna.

El acretismo es una condición que puede ser detectada previo al parto, mediante un control prenatal que incluya la realización de ultrasonidos y la identificación de datos clínicos como las cesáreas previas en pacientes que no son primigestas.

Actualmente los alumbramientos se resuelven en el 30 por ciento por vía cesárea y un 70 por vía vaginal en pacientes primigestas, anteriormente la cifra de cesáreas ascendía al 52 por ciento.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here