La violencia merodea la tensa relación entre taxistas tradicionales y choferes de Uber, a los que prácticamente amenazaron con agredirlos si continúan en servicio en la Nueva Central Camionera y el Aeropuerto Internacional de Guadalajara.

Este jueves hubo dos conatos de enfrentamiento; En la terminal de autobuses, primero, le cerraron el paso a todo vehículo nuevo, acusando al chofer de ser de Uber. Entre ellos había automovilistas particulares que solo iban por sus familiares o amigos. Ahí hubo amenazas contra aquellos que se metieran a recoger a sus pasajeros, que por cierto, al arribar, habían accionado la aplicación para que pasaran por ellos.

Luego, en el Aeropuerto, taxistas de la terminal aérea, de los autos de color blanco con vivos en verde y naranja, emboscaron a choferes de Uber y les hicieron nuevas advertencias. Incluso no tuvieron empacho en decir que eran de las organizaciones sindicales CTM y CROC. Aquí también se dieron advertencias con tono de amenaza para que no entren a recoger pasaje al sitio.

La tensión aumenta y la anunciada posible solución del gobierno de Jalisco no llega.

Banner opinion

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here