Indignado jefe de familia denunció vía redes sociales que al acudir el sábado pasado a llevar a su hija a las clases de ballet, se encontró con que el edificio del Instituto Cultural Cabañas, declarado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, fue usado como casino.

Tomó fotografías y así aportó pruebas de la francachela realizada el fin de semana pasado, con una gran estructura de aluminio y vinil en su patio central, para evitar la lluvia, pero permitir la luz de la luna.

Lo que le molestó, asienta en su comentario, es que en los pasillos dejaron un verdadero cochinero con botellas, papel, vasos vacíos, etcétera, tirados sobre el piso.

Varias cajas de plástico para refrescos, todas vacías, confirman la gran cantidad de asistentes.

En otro rincón del histórico edificio aparecen bolsas de plástico en color negro que contienen infinidad de deshechos resultado de la fiesta.

El internauta finalmente lanza el llamado a que le expliquen qué se hace con el dinero que cobran por rentar el edificio como casino.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here