Los conflictos del agua en Jalisco se han agudizado ante la enorme resistencia de la tecnocracia del agua que se niega a democratizar la toma de decisiones, advierte el académico del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) y miembro del Observatorio del Agua de Jalisco, Mario López Ramírez

La existencia del observatorio, con poder vinculante, muestra las contradicciones de la clase política que le dio vida, pero sigue sujeta a esa élite de “notables” que pretende mantener la última palabra.

Y es un error la aparente intención del gobierno de Aristóteles Sandoval de “administrar” los conflictos con el pretexto de que son heredados, y no le competen.

El asunto El Zapotillo, en particular, obligaría a asumir consecuencias de crear un actor fuerte como el observatorio; pero el gobierno parece que con la intervención de la Agencia de Naciones Unidas para Servicios y Proyectos lo alagará hasta el final de la administración.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here