Han transcurrido ocho meses desde que la etnia wixarika se movilizó por las calles de Guadalajara para exigir la restitución de 10 mil hectáreas invadidas por ganaderos nayaritas. Sin embargo, el caso avanza con lentitud.

Por ello, la comunidad de San Sebastián Teponahuaxtlán y su anexo Tuxpan de Bolaños anunció que el 2 de mayo efectuará una asamblea en la que definirá la realización de medidas enérgicas para presionar al gobierno federal, a que cumplan con la entrega de las tierras, en el conflicto con ganaderos nayaritas, informó Ubaldo Valdez Castañeda, secretario de bienes comunales de San Sebastián.

Valdez Castañeda estuvo acompañado por los gobernadores tradicionales de Tuxpan de Bolaños y San Sebastián Teponahuaxtlán, quienes dijeron que habitantes de cuatro rancherías resisten al vivir junto a los invasores de tierras.

El 2 de mayo, los indígenas huicholes podrían definir la toma de carreteras o edificios públicos, según explicó Ubaldo Valdez.

Los wirrarikas le piden al gobierno federal que el Programa de Atención a Conflictos Sociales en el Medio Rural (Cosomer) indemnice a los ganaderos nayaritas por las instalaciones que tienen en las tierras invadidas, a fin de evitar un conflicto social.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here