Mientras en las calles del Centro de Guadalajara las obras se apropian del paso vial y la venta ambulante luce plena, la historia es diferente para los locatarios que solían tener buenas ventas por los visitantes que acudían a la zona.

En ese sentido, comerciantes de la calle Independencia expusieron que el comercio formal de la zona aledaña al mercado Corona redujo las ventas hasta un 60 y 70 por ciento, situación que los ha obligado a tener menos surtido de mercancía o incluso despedir empleados.

Los comerciantes expusieron sentirse preocupados a causa de que los locales de la zona llevan días sin agua potable, así como por el hundimiento registrado la semana pasada y del cual el presidente municipal de Guadalajara, Ramiro Hernández, descartó riesgos para las personas. 

Urban beat

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here