Los comerciantes en espacios abiertos en torno al jardín del Santuario le pidieron al alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez, que asuma una postura enérgica frente al consorcio español que construye la Línea 3 del Tren Ligero y le exija que limpie las calles de la tierra que dejan los camiones con materialistas y sobre todo que se asegure que no se dañarán las fincas históricas del lugar.

María Leticia Cabezas, representante de 38 comerciantes que han visto caer sus ventas hasta un 80 por ciento, desde que se cercó el jardín del Santuario, dijo que en la campaña electoral, Alfaro Ramírez visitó el lugar y dialogó con los afectados, por lo que ahora le piden que regrese de nuevo para que constate las afectaciones.

Leticia Cabezas, quien como habitante del lugar forma parte de la asociación Vecinos Unidos del Centro Histórico, dijo que los apoyos de créditos que ofrece el Sistema de Tren Eléctrico Urbano (Siteur), de nada sirven porque ofrecen préstamos de 60 mil pesos, a pagar a un año, sin intereses, pero con muchos requisitos y todas las solicitudes han sido rechazadas por el Fondo Jalisco (Fojal).

Los 38 comerciantes afectados son los que venden por la calle Pedro Loza, entre Manuel Acuña y Hospital, sobre todo quienes venden los tradicionales buñuelos, las cañas, tacos de barbacoa y de cabeza, así como hot dogs y hamburguesas. La mayoría están establecidos en El Santuario desde 1957.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here