A pesar de que el presidente Sebastián Piñera anunció que dará marcha atrás al aumento de la tarifa del transporte público, este lunes 21 de octubre la población chilena continuó protestando, incluso desafiando el toque de queda y la militarización decretada por el gobierno, ya que la gente no sólo está inconforme con las tarifas del metro, sino por 30 años de abusos neoliberales, en la forma de una enorme desigualdad donde la riqueza la concentran pocas manos, la privatización de la educación, de las pensiones y de los servicios públicos y la gran precarización de la vida, explicó Isaac Gajardo, profesor universitario, entrevista por Cosa Pública 2.0 desde la Plaza Italia en Santiago, uno de los principales centros de las protestas sociales.

Gajardo informó que hasta ahora la represión ha causado 150 heridos, 1,500 personas detenidas y una decena de muertos durante las protestas. “Las demandas apuntan a un cambio de modelo”, explicó, donde se pide desde una asamblea constituyente para redactar una nueva Constitución hasta la gratuidad del transporte público para estudiantes y reforma el sistema de pensiones y de seguridad social. (Foto: Reuters)