El Consejo Económico y Social de Jalisco (Cesjal) recomendó a los cinco municipios metropolitanos, convertir los rastros municipales en mercados de carne o centros de distribución de productos cárnicos y concesionar los sacrificios a los nuevos rastros de Acatlán de Juárez y Tlajomulco de Zúñiga.

Al hacer visitas de evaluación técnica a nueve rastros de Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tonalá y Tlajomulco, Cesjal encontró que operan con riesgos sanitarios y un déficit presupuestal. 

El secretario general del organismo, Óscar Abrego señaló que las anomalías detectadas van desde la presencia de amoníaco hasta la mínima limpieza.

La investigación del Cesjal reveló que los gastos de los rastros municipales son mayores a sus ingresos. Tlaquepaque, por ejemplo, registró el año pasado un déficit de 37 millones de pesos, Guadalajara de 31 millones y Zapopan de 14 millones de pesos.

La falta de recursos se traduce en una operación fuera de norma, sin programas de protección al medio ambiente, de buenas prácticas de manufactura, santificación, control de calidad y de control de fauna nociva.

El alcalde de Zapopan, Pablo Lemus Navarro aseguró que el rastro de San Isidro estará en condiciones de solventar todas las observaciones de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) en un plazo de cinco días, luego de que fue clausurado al encontrarse ocho reces con clembuterol.

Lemus Navarro reconoció que existe un abandono de 30 años, pero consideró que las concesiones dejaron de ser rentables y no son la vía de solución.

 

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here