La economía de México está tan mal, que la gente no tiene ni prendas para empeñar, esa es la percepción que se tiene en las casas de empeño, que en esta temporada se frotaban las manos por el pignorante que se iba de vacaciones y que a su regreso, empeñaba un objeto para compensar el gasto que hizo en el esparcimiento.

En esta Semana Santa y de Pascua, no alcanzó para hacer ese sacrificio y las pocas personas que se asoman a estos establecimientos es porque en realidad no tienen otra opción para subsistir y no para ir de vacaciones, expuso Gerardo Gómez, de la Casa de Empeño San Miguel.

Por otra parte, Gilberto Ortiz, quien despacha en el Rey del Empeño, señaló que incluso bajó el valor de las prendas que se empeñan. En esta casa de empeño aseguraron que hace cinco años, las personas hacían filas de hasta media cuadra para poder empeñar sus propiedades durante los periodos vacacionales. Sin embargo, son optimistas y esperan que el pignorante llegue la próxima semana.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here