Los números del sector forestal mexicano y jalisciense son deprimentes: no hay capacidad de abastecer las necesidades de la industria mueblera o de la construcción, no hay control sobre el clandestinaje y las maderas importadas dominan el mercado mientras la producción nacional se ha desplomado en 20 años. Todo por falta de organización.

[pro_ad_display_adzone id=58758]

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here