Después de gestiones por decenas de años ante autoridades estatales y federales, los ejidos Morelos y Campo Acosta, en el municipio de Tomatlán, Jalisco, lograron un acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y el gobierno estatal, para que se les reconozcan los terrenos de excedencia para ambos ejidos.

Se trata de alrededor de mil 300 hectáreas reconocidas al ejido Morelos y dos mil 900 hectáreas del ejido Campo Acosta.

La importancia de la resolución es que parte de los terrenos se encuentran frente a las playas, donde se pretende construir el desarrollo Chalacatepec o Nuevo Cancún y el aeropuerto en Costalegre.

El director de Programas Interinstitucionales de la Sedatu, José María Ambia, explicó que hay algunos propietarios que reclamaban esas tierras y ahora serán indemnizados a partir del programa Conflictos Sociales en el Medio Rural (Cosomer), con recursos de los gobiernos federal y estatal.

El apoderado del ejido Morelos, Guadalupe Valadez Parra, se mostró contento con el acuerdo, ya que se trata de un conflicto legal que persiste desde 1960, cuando se dio la dotación presidencial a los dos ejidos costeros de Tomatlán.

Por ello, advirtió que si la empresa Rasaland quiere realizar el desarrollo turístico y si el gobierno de Jalisco quiere seguir adelante con el proyecto del aeropuerto, tendrán que negociar con los 387 ejidatarios del ejido Morelos y los 237 de Campo Acosta, pero ahora no aceptarán el pago de siete pesos por metro cuadrado, valor con el que se adquirieron algunos predios.

El siguiente paso es que el 29 de enero próximo, se abrirá un proceso de regularización con la intervención de la Dirección de Asuntos Agrarios del gobierno de Jalisco y la propia Sedatu.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here