El arzobispo de Guadalajara, Francisco Robles Ortega aseguró que durante su gestión no se ha protegido a sacerdotes acusados de pederastia.

Aclaró que no puede hablar de lo  qué sucedió antes y qué funciones llegó a tener la casa Alberione, ubicada en el municipio de Tlaquepaque, la cual -según reconoció el cardenal emérito, Juan Sandoval Iñiguez- sirvió de refugio de curas que cometieron este delito.

Juan Sandoval Iñiguez reconoció -en declaraciones para la agencia EFE-  que la casa Alberione fue un centro de rehabilitación de religiosos hasta que Juan Pablo II envió en 2001, una carta a los obispos, para pedirles que no encubrieran estos casos.

El cardenal Francisco Robles Ortega señaló que  actualmente tienen un caso de un sacerdote, que presuntamente abusó sexualmente de menores.

Afirmó que ahora la iglesia ofrece ayuda psicológica a los afectados e invitan a sus familias a denunciar ante las autoridades correspondientes.

El presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano evitó dar detalles del sacerdote que enfrenta una investigación por pederastia, con el argumento de que los medios de comunicación pueden revictimizar a los afectados.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here