El dirigente de la investigación de análisis microbiológicos hecha  por alumnos de la carrera de Químico Farmacobiólogo del Centro Universitario de la Ciénaga (CUCiénega),   el maestro, Jesús Padilla Frausto, informó que en un análisis aplicado en  más de 10 alimentos de queso y yogurt  hechos en la región Ciénega, se encontraron diferentes bacterias benéficas.

“Ellos trabajaron con bacterias lácticas, aisladas a partir de queso y yogurts y otros productos lácteos de la región de la Ciénega, aislaron alrededor de once cepas (bacterias), se adicionaron a este experimento tres controles de cepas de otro origen, e inclusive, todo esto generado a partir de una idea de producir queso con características organolépticas artesanales, que tenga además un plus, que sus bacterias que constituyen  o que producen su flora con que se regenera como cultivo iniciador de este queso, tenga además el potencial de generar bacteriocinas o compuestos químicos que puedan inhibir el desarrollo de patógenos entéricos (que puede producir enfermedades)”, explicó.

Padilla Frausto señaló que el producto podría ser comercializado, debido a que es casero, y así mismo contribuir a la economía familiar por ser un negocio independiente.

“Se pueda ofertar a los proveedores, incluso al mercado de aquí, para que ellos generen su producto,  agregándole cepas, que tenga la capacidad de inhibir cepas malas,  es decir no cambiar la flora por completo, si no adicionarla de esta flora, se sabe que los quesos son vehículos de otros patógenos”, indicó. 

Padilla Frausto, dijo que además de que este producto será más nutricional, es un alimento funcional para la mejora de digestión del consumidor.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here