Después múltiples manifestaciones y exigencias por parte de familiares de desaparecidos a lo largo de dos años, recibieron una disculpa pública del presidente municipal de Lagos de Moreno, Hugo Rene Ruiz Esparza,  luego de que el 23 de julio del 2013 se dio a conocer la declaración del primer edil, quien al ser cuestionado sobre el asesinato de seis jóvenes y un adulto el 7 de julio del mismo año, reportados como desaparecidos, donde criminalizó a las víctimas al asegurar que “se estaban analizando los posibles vínculos de las víctimas con la delincuencia”.

Estos comentarios violaron la Ley General de Víctimas, pues de acuerdo con lo que establece dicha norma, las autoridades no deben agravar  el sufrimiento de los afectados, ni tratarlos en ningún caso como sospechosos o responsables de los hechos que denuncien,  además de que ninguna autoridad puede especular públicamente sobre su pertenencia con el crimen organizado o vinculación con alguna actividad delictiva.

En ese contexto, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) emitió dos oficios, el primero el 11 de diciembre del 2014 con folio CEAV/JHB/445/2014 y el segundo el 26 de enero de 2015, en los cuales exigía a Hugo Rene Ruiz Esparza, emitir una disculpa pública a los familiares de las víctimas, sin embargo, durante ese periodo en el que el alcalde tenía licencia, los oficios fueron recibidos por el presidente interino, Samuel Ruiz, quien también se abstuvo en emitir las disculpas en nombre del Ayuntamiento. 

De acuerdo con el artículo 73 fracción IV de la Ley General de Víctimas, la disculpa debería cumplir ciertos lineamientos, entre ellos: emitir una disculpa pública de parte del Estado, los autores y otras personas involucradas en el hecho punible o en la violación a los derechos, que incluya el reconocimiento de los hechos y la aceptación de responsabilidades. Además de limpiar y redignificar la memoria histórica de los seis jóvenes y un adulto.

Al no recibir la disculpa pública por parte de Ruiz Esparza, los familiares de las víctimas emitieron la queja 6092/13/III ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ). Debido a ello, Hugo Ruiz emitió una declaración puntual el 16 de julio de 2014, donde señaló que hubo una mala interpretación de sus palabras y pidió disculpas si con ellas ofendió en algún momento, sin embargo, dicha declaración no cubría los parámetros establecidos por la Ley General de Víctimas, por lo que la exigencia de los familiares de los afectados permanecía. 

Ante la falta de respuesta de Hugo Ruiz, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas aprobó que el alcalde interino ofreciera las disculpas a nombre del Ayuntamiento, lo cual tampoco se realizó. 

Ante una serie de movilizaciones por las familias de las víctimas y la omisión del Ayuntamiento de Lagos de Moreno, la CEAV advirtió escalar el caso ante la Confederación de Presidentes Municipales de la República Mexicana y el Sistema Nacional de Atención a Víctimas, que de incumplir nuevamente en emitir la disculpa, generaría sanciones administrativas y penales al municipio.  

Este miércoles 1 de julio, Hugo René Ruiz Esparza, diputado electo,  regresó a su cargo de presidente municipal, y con ello, tras dos años de su declaración que criminalizó a seis jóvenes y un adulto, asesinados, emitió la disculpa pública demandada por las familias de las víctimas: 

“Mi más profunda disculpa a la memoria de los fallecidos y a los familiares, por el estigma que sin haber sido mi intención se pudo haber generado de tan atroz y cobarde delito…Con el transcurrir de las investigaciones se pudo comprobar que la hipótesis a la que hice referencia fue rechazada y eliminada, llegándose a la conclusión de que los jóvenes fueron levantados y asesinados de manera cobarde por un grupo del crimen organizado, ya que fueron señalados de manera falsa y dolosa de haber sustraído una mochila de un vehículo de dicho grupo”, mencionó.

Añadió que este es un “hecho ante el cual, insisto categóricamente que Ángel de Jesús Rodríguez Hernández, Daniel Armando Espinoza Hernández, Eduardo Isaías Ramírez Hernández, José Gerardo Aguilar Martínez, Marco Antonio Ramírez Cárdenas, Cristian Fabián Ávila Cardona y Rodrigo Espinoza Aguayo, no tuvieron absolutamente ninguna relación. Por eso reitero una disculpa pública por las mencionadas declaraciones y la interpretación que se les dio”.

Con esta disculpa, se cumple con la Ley de Atención a Víctimas, las exigencias de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas y las familias que durante dos años reclamaron redignificar la memoria de sus difuntos. 

Banner opinion

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here