Este martes, la “casa del Pueblo” amaneció sitiada. Un grupo de granaderos en su interior protegían el Palacio Legislativo, pero todo acabó con una advertencia de un grupo de productores: los distintos niveles de gobierno deben regular el uso indiscriminado de las máquinas antigranizo, antes de que cientos de agricultores y ganaderos lleguen por cientos a protestar.

Josué Orozco Grajeda, agricultor de Tuxpan, fue uno de ellos, quienes se reunieron con diputados y personal de la Secretaría de Desarrollo Rural, para pedir que se detenga el uso de los cañones que espantan la lluvia. De acuerdo con el propio vocero de los afectados, que podrían sumar unos tres mil en la zona sur del Estado, han contabilizado 39 cañones que han afectado las siembras de maíz y frijol, principalmente.

Según lo acordado entre los productores y las autoridades, se le solicitará a la Universidad de Guadalajara (UdeG) que realice estudios de campo para conocer cuáles son las causas de la supuesta sequía que se vive en la zona, y que los propios pobladores han contabilizado con días que superan los 38 grados centígrados.

Sin embargo, Orozco Grajeda no descartó la radicalización de las protestas. Comentó que hay productores tan molestos que están dispuestos a vandalizar los cañones de antigranizo.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here