niñas madres en Jalisco
Fotografía: EFE/Andrés Cristaldo Benítez / Referencial
Guadalajara, Jalisco. 

20 niñas y adolescentes entre 10 y 17 años que sufrieron un ataque sexual resultaron embarazadas en Jalisco en el periodo de enero a julio de 2020.

Entre ellas hay una niña de 10 años, otra de 13 y una de 14, de acuerdo con registros preliminares de la Secretaría de Salud federal. En total en el país suman 336 casos en este año marcado por la pandemia de COVID-19.

Una joven de 16 años, que ya era madre de una niña, fue violada y quedó embarazada. Solicitó la interrupción del embarazo. No quería compartirlo con su familia, pero el médico le indicó que debía llevar el consentimiento de un tutor.

Esto es un requisito inexistente en mayores de 12 años y eso es violencia institucional, explicó Patricia Ortega, representante en Jalisco de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México.

La chica tuvo que llevar a un miembro de su familia para poder continuar con el procedimiento. Aunque debieron suministrarle solamente medicamento para interrumpir el embarazo, le dieron una dosis y también le practicaron legrado.

El trato que les dan es como una forma de “cobrarles” a las usuarias por las decisiones que están tomando, pero que no están establecidos en el programa de Interrupción del Embarazo, detalló la académica del Centro Universitario de Ciencias de la Salud, Patricia Ortega.

Otras formas de violencia por parte de la Secretaría de Salud en la entidad consisten en:

  • Exigir una firma o autorización de una persona adulta en mayores de 12 años
  • Realizar legrado a pesar de que la Organización Mundial de la Salud lo desaconseja
  • Empezar con medicamento y concluir con legrado
  • No proveer alimento a la usuaria durante dos o tres días
  • No administrar medicamento para el dolor

Redacción: Elizabeth Ortiz