escape Rocco Morabito
Vista del exterior de la Cárcel Central de Montevideo. Créditos: Raúl Martínez - EFE
Montevideo, Uruguay.

El embajador de Italia en Uruguay, Gianni Piccato, aseguró este viernes a Efe que la fuga de una prisión de Montevideo del jefe de ‘Ndrangheta -la mafia italiana calabresa-, Rocco Morabito, es una “fuente de preocupación y consternación” para su país.

De acuerdo con esto, el diplomático explicó que, tras la fuga, él escribió una nota al Gobierno uruguayo a petición de su Cancillería expresando eso y su “confianza” en la “activación de las medidas necesarias” para la detención de una “figura muy emblemática y muy sensible en lo que se refiere al fenómeno de la mafia”.

Además, señaló que Italia pretende recibir información sobre “las circunstancias de la fuga”, de la que subrayó que hay abiertas “varias líneas de investigación”.

“Se que el trabajo investigativo (sic) es un trabajo que se está llevando serio por parte uruguaya y también por nuestra parte”, destacó Piccato.

Asimismo, expresó que entre ambos países hay “contactos” e “intercambios de informaciones”, además de una “cooperación muy fluida”.

Finalmente, el embajador resaltó que el proceso de extradición de Morabito hacia Italia “estaba casi al final”, por lo que iba a viajar a Italia en días o semanas.

El jefe de ‘Ndrangheta se fugó el 24 de junio de una cárcel de Montevideo junto con otros tres criminales internacionales.

Morabito estaba en la mira de la Justicia desde hace 23 años y se encontraba entre los cinco criminales más buscados de Italia.

El jefe del clan fue arrestado en Uruguay, donde residía desde hace una decena de años, en septiembre de 2017.

El mafioso estaba condenado por asociación criminal, tráfico de drogas y otros graves delitos con una pena a más de 30 años de cárcel.

En Suramérica se ocupaba de hacer llegar la droga desde ese continente al norte de Italia, según los investigadores de su caso.

En el momento del arresto, el jefe del clan de la ‘Ndrangheta se encontraba en un hotel de Montevideo, pero vivía en una lujosa mansión en Punta del Este, domicilio donde fueron encontradas doce tarjetas de crédito, trece teléfonos móviles, cheques y una importante cantidad de dinero, así como varias armas.

Morabito vivía desde hace una decena de años en Uruguay con un pasaporte brasileño con la falsa identidad de Francesco Antonio Capeletto Souza.