Fotografía: AFP
TeheránIrán.

Irán lanzará en las “próximas horas” un nuevo satélite de observación científica en el marco de su programa espacial “pacífico” y “transparente“, lanzamiento que Estados Unidos califica de “provocación”.

El lanzamiento tiene lugar en un contexto de fuertes tensiones entre Teherán y Washington desde la retirada unilateral de Estados Unidos en mayo de 2018 del acuerdo sobre el programa nuclear iraní, seguido de la reimposición de las draconianas sanciones norteamericanas contra la República Islámica.

Estados Unidos había advertido en el pasado sobre el programa espacial iraní, calificando el lanzamiento de un cohete que portaba un satélite por parte de Irán, en enero de 2019, como una violación a una resolución de Naciones Unidas cuyo objetivo era limitar el desarrollo de sus capacidades balísticas.

“La cuenta atrás ya comenzó para el lanzamiento de #Zafar_ Satellite en las próximas horas”, tuiteó este domingo el ministro de Telecomunicaciones, Mohamad Javad Azari Jahromi, sin especificar de manera exacta cuándo se lanzará el satélite.

– “Nueva etapa” –

El jefe de la Agencia espacial nacional, Morteza Berari, había señalado a la AFP el 1 de febrero que la fabricación de Zafar “comenzó hace tres años con la participación de 80 científicos iraníes”.

Con un peso de 113 kg, capaz de girar alrededor de la Tierra 15 veces por día, la lanzadera Simorgh colocará al Zafar en órbita a 530 km de altura, indicó Berari, quien añadió que el satélite fue diseñado para mantenerse operativo “más de 18 meses”. 

Su “principal misión” será la de “recolectar imágenes”, indicó, subrayando las necesidades de Irán en esta materia, en particular para estudiar y prevenir terremotos, “evitar los desastres naturales”, y desarrollar la agricultura.

“Es una nueva etapa para nuestro país”, continuó Berari, recordando que Irán ya había logrado en el pasado colocar un satélite en órbita a 250 km de distancia de la Tierra.

A pesar de que el programa satelital de la República Islámica inquieta a los occidentales, Berari afirmó que Irán brega por “el uso pacífico del espacio”. “Todas nuestras actividades en el ámbito espacial son transparentes“, agregó.

Este domingo, los Guardianes de la Revolución (ejército de élite del régimen), también dieron a conocer un misil balístico de corto alcance, que, sería propulsado por un reactor de “nueva generación”, concebido para poner satélites en órbita.

“Los logros (…) desvelados en el día de hoy son nuestra clave para acceder al espacio”, declaró el general Hosein Salami, comandante en jefe de los Guardianes de la Revolución, al presentar el misil y al nuevo reactor, equipado con una “tobera móvil”, que le permite una mayor “maniobrabilidad más allá de la atmósfera”.

– “Intentaremos nuevamente…” –

“En enero de 2019, Teherán anunció el fracaso de poner en órbita alu satélite Payam (“Mensaje”)”, destinado a recopilar datos medioambientales, según las autoridades.

Este lanzamiento había sido calificado por Washington como una “provocación” y violación de la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Esta resolución insta a Irán a “no realizar ninguna actividad vinculada con misiles balísticos concebidos para transportar cargas nucleares, lo que incluye disparos de proyectiles que utilicen la tecnología de estos misiles”.

Al afirmar que no planea el desarrollo de armas atómicas, Irán subraya que sus programas balísticos y espaciales son lícitos y para nada violan la resolución de la ONU.

Irán confirmó en septiembre pasado que se había registrado una explosión en una de sus rampas de lanzamiento de satélites a causa de un problema técnico, y fustigó al presidente estadounidense, Donald Trump, por tuitear con “algarabía” sobre este incidente.

Este domingo, respondiendo a un tuit que preguntaba qué haría Irán en caso de fallar el lanzamiento de Zafar, el ministro Jahromi destacó: “lo intentaremos nuevamente”. 

El lanzamiento previsto de Zafar tiene lugar dos días antes del 41º aniversario de la Revolución Islámica, y casi dos semanas antes de unas elecciones legislativas que se revelan cruciales.

A lo que se añade un marco de aumento de las tensiones entre Irán y Estados Unidos tras el asesinato del poderoso general iraní Qassem Soleimani, el 3 de enero, en un ataque de un dron estadounidense cerca de Bagdad.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here