Charlotte, Estados Unidos 

La policía de Charlotte, enfrentaba este viernes una fuerte presión para publicar el video del homicidio de un afro-estadounidense a manos de un agente, tras la tercera noche consecutiva de manifestaciones que desafió un toque de queda.

La noche del jueves, cientos de personas marcharon por las calles de Charlotte, en Carolina del Norte, bajo la vigilancia de las fuerzas del orden pese a que desde las 00H00 hasta las 06H00 locales (04H00-10H00 GMT del viernes) entró en vigor un toque de queda.

Durante las protestas, que exigen la publicación del video, se registraron episodios de violencia esporádicos con policías dispersando a un grupo de manifestantes con gases lacrimógenos, pero fue más tranquila que las dos jornadas precedentes. 

El jueves, la policía aceptó mostrar a los padres de Keith Lamont Scott, de 43 años, las imágenes registradas durante su muerte el martes.

Pero no llegaron a esclarecer el principal punto de discordia entre la policía, que afirma que Scott tenía un arma en la mano, y sus familiares, aseguran que se trataba de un libro. 

“Me gustaría que se haga público” el video, dijo el viernes la alcaldesa de Charlotte, Jennifer Roberts, a la cadena CNN, añadiendo que las discusiones sobre el tema siguen en curso.

Aunque ella afirmó “que no tiene la autoridad, individualmente, para exigir que el video sea publicado”, Roberts señaló que es el momento indicado. “Queremos asegurarnos, por ejemplo, que no modifiquemos el punto de vista de los testigos sobre lo que pasó” al difundir las imágenes, afirmó.

“Tenemos un pasado de desigualdades raciales”, reconoció la alcaldesa. “Y trabajamos duro en esta ciudad para subsanar esta brecha”.

– Transparencia –

La presión se acentúa en las calles. “No hay ninguna razón legal para ocultar el video al público y en esta situación tensa, el mejor medio para disipar la desconfianza de la comunidad es la transparencia completa”, escribió el viernes en una editorial el diario The New York Times.

La secretaria de Justicia, Loretta Lynch, también se pronunció de forma indirecta en favor de la publicación de las imágenes.

“No voy a dar órdenes a la policía por el momento”, dijo el jueves. “Siempre pienso que en las situaciones donde la información se hace pública, aunque esta información sea difícil de ver (…) el hecho de ofrecer una mayor transparencia es más útil que lo opuesto”. 

Tal fue el caso hace una semana en Tusla, estado de Oklahoma, (suroeste) donde un hombre negro, Terence Crutcher, fue asesinado el viernes pasado por la policía después de ser controlado por agentes y caminar con las manos en alto hacia su vehículo.

La policía autora del disparo mortal fue acusada el jueves de homicidio involuntario. Tras ser objeto de un orden de arresto, ella fue liberada el viernes después de pagar una fianza de 50.000 dólares.

– Relativa calma en Charlotte – 

En Charlotte, la noche del jueves fue más tranquila. Cientos de manifestantes marcharon coreando consignas en un ambiente de calma por el centro de la ciudad, llevando pancartas en las que se leían mensajes como “Dejen de matarnos” o “La resistencia es bella”.  

A parte de algunos manifestantes dispersados con gas lacrimógeno en una autopista, no se registró violencia en la ciudad, donde la marcha transcurrió bajo la mirada de miembros de la Guardia Nacional, que llegaron a reforzar la seguridad.

Las fuerzas del orden se mantuvieron lejos de los manifestantes y renunciaron a aplicar el toque de que queda para evitar echar más leña al fuego.

En las noches previas de protestas se registraron episodios violentos, con la detención 44 personas de la madrugada del miércoles al jueves.

“He escuchado que en todo el país, tuvimos problemas entre la policía y mi comunidad negra”, dijo a la AFP Steven Miller, un manifestante de 24 años. 

“Yo quiero ser policía, pero no quiero estar en esta generación con el conflicto entre los dos. Uno u otro grupo me va a detestar”, afirmó.

La muerte de Keith Scott, denuncian los manifestantes, es la última muestra de la brutalidad policial que subsiste contra los negros en Estados Unidos. 

En los últimos dos años, las tensiones raciales se reavivaron en un país regularmente golpeado por asesinatos de afro-estadounidenses, muchas veces desarmados, a manos de policías. 

En Charlotte, asegura la alcaldesa de la ciudad, el toque de queda debería prolongarse también durante la noche del viernes.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here