Sin telón ni escenario, la ópera salió este martes del teatro en Argentina para sorprender a los pasajeros del metro de Buenos Aires por iniciativa de artistas que buscan sacudir este género de su pompa y sumergirlo en la cultura popular.

En medio del trajinar de escaleras mecánicas las voces de una soprano y un barítono ‘desentonaron’ con el rechinar de las ruedas del metro.

Violas, violines y chelos se esforzaron por hacerse oír entre el devenir de pasajeros en plena hora pico en el ajetreado metro porteño.

“Estoy sorprendido, ¿qué es esto?” preguntó Julián Bonnet, un estudiante de ingeniería de 19 años que aseguró estar “muy lejos de la ópera” y nunca pisó el Teatro Colón, el coliseo lírico de Buenos Aires.

La puesta es obra de Pablo Foladori, un joven director egresado del prestigioso Instituto Superior de Arte del Teatro Colón y alma máter de ‘Opera Periférica’.

Después de las cinco funciones que brindará en el metro, planea llevar la ópera a la emblemática Villa 31, un barrio empobrecido de Buenos Aires, y luego al Hospital Borda, el principal centro psiquiátrico porteño.

“Queremos acercar la ópera al gran público, despertar inquietud en la juventud, perderle el miedo y borrarle la etiqueta de exclusividad”, explicó.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here