La peor sequía en un siglo en el nordeste de Brasil convirtió a la presa Cedro, hasta hace poco un paraíso natural, en un cementerio de tortugas, peces y otros animales.

Banner opinion

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here