Video: AFP

Las fuertes lluvias que cayeron en los últimos meses en el norte de Chile han vestido de verde el desierto de Atacama, el más árido del mundo.