Caracas, Venezuela.

El gobierno de Venezuela calificó hoy sábado como un “acto inamistoso” el recibimiento que hizo el presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, al opositor venezolano y prófugo de la justicia, Antonio Ledezma.

A través de un comunicado, el ministerio para Relaciones Exteriores de Venezuela rechazó la reunión sostenida entre Rajoy y Ledezma por más de una hora, en la cual el dirigente de Alianza Bravo Pueblo solicitó al mandatario ibérico liderar la “búsqueda de un canal humanitario” para su país.

El soporte que el gobierno español otorga al señor Ledezma, no es más que la continuación de una larga lista de agresiones e injerencias que se comenten contra el pueblo y el gobierno bolivariano y se convierte en un acto inamistoso contra las instituciones democráticas de Venezuela“, expresó la cancillería.

En su texto, el gobierno venezolano denunció ante la comunidad internacional que la acción de España atenta contra el diálogo político que prevén reiniciar delegados oficialistas junto a la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Esta acción se inscribe en la estrategia de grupos minoritarios de la extrema derecha de sabotear los esfuerzos y avances en el diálogo político en Venezuela, que ha realizado el presidente Nicolás Maduro Moros“, agrega el comunicado.

Asimismo, la cancillería exhortó al gobierno español a “abstenerse de promover dichas acciones”, las cuales consideró un intento de “minar” la paz y estabilidad en Venezuela.

Antonio Ledezma huyó la madrugada del pasado viernes a Colombia a través de la frontera binacional, pese a que cumplía arresto domiciliario desde el año 2015 y se encontraba en proceso previo al juicio.

Al arribar a suelo colombiano, confirmado por las autoridades de migración de ese país, Ledezma partió este sábado a Madrid donde fue recibido por el presidente español, quien ratificó su apoyo a “la lucha por la libertad de Venezuela“.

Al ex alcalde Metropolitano de Caracas se le acusa de los delitos de conspiración y asociación para delinquir, tras su presunta participación en un plan de golpe de Estado en contra de Nicolás Maduro hace dos años.