Un juez decide hoy si TikTok puede seguir operando en Estados Unidos
Fotografía: EFE/Roman Pilipey/Archivo
Washington, Estados Unidos

Un juez de la capital de Estados Unidos se comprometió este domingo a decidir si los estadounidenses podrán seguir descargando y recibiendo actualizaciones de la red social china TikTok o si, por el contrario, quedará bloqueada en cumplimiento de una orden ejecutiva del presidente Donald Trump.

Al final de una audiencia judicial de casi dos horas, el juez Carl J. Nichols de la corte federal del Distrito de Columbia dijo que su “intención es emitir un fallo en algún momento al término del día”, pero antes de las 11.59 hora local (03.59 GMT del lunes), cuando está prevista la entrada en vigor de la orden de Trump.

Durante la audiencia, el juez escuchó los argumentos del Gobierno de EE.UU., que afirmó que TikTok supone una amenaza para la seguridad nacional de EE.UU. porque recolecta datos sobre sus usuarios y, al ser una empresa china, luego debe colaborar obligatoriamente con los servicios de inteligencia del Partido Comunista chino.

Mientras tanto, los abogados de TikTok negaron que la compañía comparta datos con las autoridades chinas y argumentaron que, en realidad, el objetivo de Trump es restringir la libertad de expresión.

“Este caso es sobre libertad de expresión y sobre libertad de comunicación. Es algo inherente del negocio que ha sido blanco del ataque. TikTok es una aplicación, pero es mucho más. Es una versión moderna de la comunicación en la era electrónica que ha ganado popularidad especialmente en la pandemia”, afirmó este domingo uno de los abogados de la empresa, Alexander Berengaut.

TikTok pidió el miércoles a la Justicia de EE.UU. que impidiera la entrada en vigor este domingo de la orden de Trump, que prohibiría a los estadounidenses descargarse la aplicación y acceder a actualizaciones.

Como consecuencia, Google y Apple, que controlan las dos principales tiendas virtuales para móviles, se verían forzadas a retirar a TikTok de las mismas en EE.UU. en cumplimiento de la orden presidencial.

La orden ejecutiva de Trump, firmada el 6 de agosto, establecía que TikTok tenía un plazo de 45 días para vender sus operaciones en EE.UU. a una compañía estadounidense o dejar de operar en el país.

Ese plazo se cumplía el 20 de septiembre, pero el Ejecutivo decidió retrasarlo hasta este domingo después de que Trump diera su “bendición” a un acuerdo preliminar entre la tecnológica china ByteDance, matriz de la aplicación TikTok, y las estadounidenses Oracle y Walmart.

Pese a haber dado su “bendición”, el lunes, Trump dio marcha atrás y amenazó con no aprobar de forma definitiva el acuerdo alcanzado entre Oracle y Walmart con ByteDance sobre TikTok si las empresas estadounidenses no tienen un “control total” sobre la sociedad resultante.

Las dos partes del acuerdo -estadounidense y china- han ofrecido versiones contradictorias durante los últimos días acerca de si ByteDance seguiría formando parte principal del accionariado de la nueva compañía que se cree para gestionar el negocio de TikTok en EE.UU.

Según la versión de Oracle y Walmart -que controlarán el 20 % de la futura firma-, la mayor parte de la nueva empresa será de propiedad estadounidense, pero según ByteDance, ellos controlarán el 80 % restante hasta que tenga lugar su salida a bolsa con una oferta pública inicial dentro de aproximadamente un año.

La versión del acuerdo ofrecida por ByteDance, por tanto, no satisfaría las condiciones de la orden ejecutiva de Trump.

Esa orden, además, establece que el 12 de noviembre el Departamento de Comercio vetaría por completo el uso de la aplicación, algo que según los abogados de TikTok tendría un efecto devastador para la compañía que podría perder entre un 40 y un 50% de sus usuarios en EE.UU.

TikTok, que tiene 100 millones de usuarios en EE.UU. y 700 millones en todo el mundo, es una de las redes sociales que más ha crecido en los últimos años, donde se ha convertido en el principal entretenimiento para muchos adolescentes y un canal de marketing para importantes celebridades