WashingtonEstados Unidos.

Miles de militantes contra la interrupción voluntaria del embarazo (IVG) se reunieron este viernes en Washington en su encuentro anual “Marcha por la vida”, que contó con la participación del presidente Donald Trump a través de una videoconferencia.

Los manifestantes estaban reunidos sobre la explanada del National Mall cuando el mandatario tomó la palabra desde la rosaleda de la Casa Blanca.

“Me siento honrado y muy orgulloso de ser el primer presidente en estar aquí con ustedes, desde la Casa Blanca, para dirigirme a la ‘Marcha por la vida'”, declaró Trump a través de una pantalla gigante, antes de ser aplaudido por los manifestantes.

El mandatario denunció tener en Estados Unidos “una de las leyes sobre aborto más permisivas del mundo”. Y añadió que su país figura entre “los únicos siete países que autorizan el aborto al final del término, con China, Corea del Norte y otros”.

Luego, Trump hizo mención a un mito derivado en varias ocasiones acerca de las leyes de IVG en Estados Unidos, que le sirvió para su campaña presidencial. Pero se equivocó y en lugar de usar la palabra “torn” (arrancar) usó “born” (nacer): “En este momento, en varios estados, las leyes autorizan a que un bebe nazca del vientre de su madre al noveno mes. Esto tiene que cambiar”.