Washington, Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, celebró este sábado de mañana la aprobación por el Senado de una histórica reforma fiscal y una gigantesca reducción de impuestos.

“Las más grandes leyes sobre fiscalidad y reducción de impuestos de la historia acaban de ser aprobadas en el Senado. Ahora esos formidables republicanos buscarán la aprobación final. ¡Gracias a los republicanos de la Cámara de Representantes y del Senado por vuestro trabajo y compromiso!”, escribió en Twitter.

Tras arduas horas de negociaciones a veces rocambolescas y una ruda batalla en las propias filas republicanas, el texto fue aprobado apenas por 51 votos contra 49 en la noche del viernes al sábado. Ahora debe ser armonizado antes de fin de año con la versión adoptada por la cámara baja.

El presidente ha puesto la reducción de impuestos en el centro de su política económica, con el fin de mejorar la competitividad de las empresas.

Pero la victoria obtenida en el Senado resultó ensombrecida por los grandes titulares dedicados a la espectacular aceleración de la investigación sobre la trama rusa, después del anuncio la víspera de que el general retirado Michael Flynn, exasesor de Seguridad Nacional de Trump, reconoció haber mentido al FBI y aceptó cooperar con la justicia.

La investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la injerencia de Rusia en la campaña presidencial de 2016 -y la presunta colusión entre el equipo de Trump y Moscú- envenena desde hace meses la presidencia de Trump y afecta directamente a su entorno más cercano.