Washington, Estados Unidos

El presidente estadunidense, Donald Trump, afirmó este viernes, luego de una reunión bilateral con la canciller alemana Angela Merkel, que la inmigración es un privilegio y no un derecho.

“La inmigración es un privilegio. No un derecho. Y la seguridad de nuestros ciudadanos debe siempre ser puesta en primer lugar. No hay dudas de eso”, expresó el mandatario estadounidense, cuyo más reciente decreto anti inmigración fue bloqueado por la justicia.