Efectivos de la Guardia Nacional patrullaban este martes la ciudad de Baltimore, en el noreste de Estados Unidos, después de los violentos disturbios de la víspera por la muerte de un joven negro arrestado por la policía.

Miles de agentes de la Guardia Nacional y de refuerzos de la policía fueron desplegados en esta ciudad portuaria, donde los incendios se extinguían lentamente y diversos negocios fueron enteramente saqueados por manifestantes.

Un toque de queda fue impuesto en toda la ciudad desde las 22:00 hasta las 05:00 horas por un plazo de una semana.

El gobernador de Maryland, Larry Hogan, recorrió las calles de la ciudad en la madrugada y visitó una barricada de la Guardia Nacional, donde dijo a la prensa que las autoridades asegurarían “que aquello que ocurrió anoche en Baltimore no vuelva a ocurrir”.

“Esta violencia no será tolerada”, dijo Hogan a la prensa frente a la barricada, donde montaban guardia hombres armados con fusiles de asalto.

“Para esta noche ustedes verán una masiva demostración de gente en las calles para proteger a los ciudadanos”, adelantó, en una aparente respuesta a las críticas por la demora de las autoridades en reaccionar.

Líderes locales y nacionales formularon un llamado a la calma después de un nuevo capítulo de incidentes provocados por tensiones raciales.

Los disturbios comenzaron el lunes luego del funeral de Freddie Gray, un joven negro de 25 años que murió por severas lesiones en la columna vertebral ocho días después de ser detenido por la policía de Baltimore.

Las autoridades lanzaron una investigación sobre la causa de las graves lesiones, pero para los miembros de la comunidad negra de Baltimore es apenas el último ejemplo de la brutalidad policial contra sospechosos de ese grupo racial.

 

– Llamados a la calma –

 

Los familiares de Gray se sumaron a los llamados a la calma, pero las tensiones -especialmente entre los más jóvenes- se tradujeron en una lluvia de piedras y botellazos contra los policías y el saqueo de comercios.

La prensa estadounidense citó fuentes municipales que mencionan por lo menos 15 policías heridos en los disturbios, dos de ellos de gravedad, y unos 200 sospechosos arrestados.

“Fue horroroso al punto que mis hijos estaban llorando cuando tratábamos de retornar a casa”, dijo a la AFP Latania Graham.

“Yo siento que mis ancestros lucharon para que todo sea más calmo que esto. Pasar por esto 50 años más tarde es increíble para mí”, añadió Graham, en una referencia a las luchas por los derechos civiles de los negros estadounidenses.

Este martes, las escuelas de Baltimore estaban cerradas por medida de seguridad, aunque muchas voces comentaban que eso podría tener un efecto contrario, dejando a muchos jóvenes y adolescentes en las calles.

Un diario local, el Baltimore Sun, informó que dos personas resultaron heridas de bala en dos diferentes tiroteos, y la policía confirmó que investigaba un incidente en que una mujer fue baleada en una pierna.

Estos incidentes constituyen apenas el último capítulo en una serie de enfrentamientos entre la policía estadounidense y jóvenes negros enfurecidos por lo que consideran actitudes racistas.

El año pasado la muerte de un joven negro desarmado, Michael Brown, a manos de un agente de policía blanco en la ciudad de Ferguson, Misuri, provocó protestas en todo el país.

El superintendente de Policía de Maryland, el coronel William Pallozzi, informó que movilizó 500 agentes hacia la ciudad y solicitó otros cinco mil hombres de ciudades de la región.

Por su parte, la Guardia Nacional informó tener disponibles cinco mil hombres y que desplegaría una “enorme fuerza” para proteger personas y propiedades.

Versiones coincidentes señalan que el lunes, poco antes del inicio del funeral de Gray, circulaban mensajes en redes sociales llamando a una “purga”, como se denomina en las calles a actos aleatorios de violación de la ley.

 

– Lesiones en la columna –

 

Los abogados de la familia de Gray explicaron que la muerte del joven, ocurrida después de una semana en coma, fue provocada por graves lesiones sufridas luego de ser arrestado.

Seis agentes de policía han sido suspendidos sin pago hasta el fin de las investigaciones, cuyas conclusiones serán presentadas el viernes a fiscales del estado de Maryland.

La Policía de Baltimore confirmó que Gray solicitó auxilio médico después de su arresto, y admitió que debería haber recibido esa atención médica de forma rápida.

En un video del arresto grabado por un testigo con un teléfono celular, Gray puede ser visto gritando de dolor cuando era arrastrado por varios agentes hacia una camioneta policial.

Equipo Editorial
Equipo Editorial

Últimas noticas de Equipo Editorial (ver todos)

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here