Sao Paulo, Brasil.

Una niña que se encontraba herida tras el incendio provocado por un vigilante que prendió fuego a los alumnos de una guardería del sudeste de Brasil murió este sábado, elevando a ocho el número de pequeños fallecidos junto a una maestra que trató de salvarlos.

La última víctima murió en la mañana del sábado, informaron a la AFP los bomberos de Janaúba, la localidad de 70.000 habitantes donde ocurrió el jueves la tragedia que sigue conmocionando a Brasil.

La pequeña, también de cuatro años como el resto de alumnos fallecidos, acababa de ser trasladada a un hospital de Belo Horizonte -capital del estado de Minas Gerais y unos 600 kilómetros al norte de Janaúba- pero no pudo superar las heridas, reportó el diario Folha de Sao Paulo.

Con su muerte, el balance de víctimas asciende a diez, incluyendo a una profesora de 43 años que trató de salvar a los niños, y el autor de los hechos.

El horror se desató el jueves sobre las nueve de la mañana en un barrio modesto de Janaúba, cuando el vigilante nocturno de la guardería ‘Gente Inocente’ irrumpió en el centro y roció con alcohol a sus víctimas antes de prender fuego a parte del recinto.