Chemnitz, Alemania.

Los dos sospechosos del asesinato de un ciudadano alemán de padre cubano en Chemnitz, en el este de Alemania, que desencadenó toda una oleada de manifestaciones de la ultraderecha contra los inmigrantes, testificaron ante el juez, informó hoy la Fiscalía.

“Hicieron declaraciones”, declaró a dpa la portavoz de la Fiscalía, Ingrid Burghart, sin entrar en más detalles de la causa abierta contra un iraquí y un sirio, en prisión preventiva acusados de homicidio hace más de una semana de un hombre de 35 años nacido en Chemnitz.

Según Burghart, todavía no hay información sobre lo que provocó la disputa que acabó con una serie de cuchilladas. “Según el estado actual de la investigación, sólo se puede descartar que el desencadenante del crimen fuera el acoso o motivos xenófobos”, indicó.

En la solicitud de detención de los sospechosos ya se había descartado también la legítima defensa. Los sospechosos “apuñalaron a un alemán de 35 años varias veces con un cuchillo sin justificación”, escribieron entonces.

El 26 de agosto, el joven de 35 años fue asesinado a primera hora de la madrugada. Otros dos alemanes resultaron gravemente heridos en el ataque con cuchillos. Uno de los dos heridos fue dado de alta del hospital la semana pasada.

La detención de los dos sospechosos desencadenó toda una serie de manifestaciones convocadas por la ultraderecha en Chemnitz. La última protesta fue el pasado sábado, cuando las calles del centro de Chemnitz se poblaron de nuevo de ultraderechistas que tratan de azuzar los ánimos en contra de ciudadanos extranjeros.

Unas 8 mil personas participaron en la llamada “marcha del silencio” convocada por el partido de tinte xenófobo “Alternativa para Alemania” (AfD) y por el movimiento islamófobo Pegida.

En las protestas resultaron heridas 18 personas y se abrió diligencias contra 37 personas por delitos de daño material, lesión corporal y resistencia a la autoridad y el uso de símbolos de organizaciones anticonstitucionales, comunicó la Policía.

Hoy se ha convocado en el centro de la ciudad un megaconcierto en repudio de los disturbios xenófobos. La banda de culto alemana de punk rock Die Toten Hosen encabeza el cartel del concierto contra el racismo, la xenofobia y la violencia convocado bajo el lema “#wir sind mehr” (nosotros somos más, en alemán).

Junto con el célebre grupo de Düsseldorf se subirán al escenario artistas de renombre como la formación berlinesa de hip-hop K.I.Z. y los raperos Marteria & Casper.

El eco en las redes sociales es tal que los organizadores han decidido trasladar el evento de la céntrica plaza con la conocida estatua del filósofo Karl Marx a un lugar con mayor capacidad no muy lejos de allí.